El cine está vivo

Traballos

Moito lle agradezo a Pablo Dávila o entusiasmo co que escribiu en Asimétrica sobre a distribución e promoción que estamos facendo coa película Encallados. Dubido que aínda sexa exemplo de nada, pero o certo é que estamos moi contentos co proceso, coa aprendizaxe e tamén cos resultados que pouco a pouco imos colleitando. Espero que co tempo este esforzo sexa útil para todos.

Señoras y señores: el cine está vivo. Se cierran salas, sí, pero las butacas han salido volando por las puertas de emergencia, nerviosas, atolondradas, han oído que hay lugares nuevos donde ofrecerse como sustento de las sensibles posaderas de los espectadores. Los cultos, los zafios, los nifú-nifá, cualquier persona que saque rendimiento a prestar atención a dos horas de ficción. Porque el cine, sea cual sea su temática, formato o soporte, nos interesa a todos y siempre lo hará.

¿De qué estoy hablando? De nuevas formas de conectar el cine con su público. En un panorama que rezuma decadencia y pésimos augurios, me dispongo a arrojar un rayito de luz, una bayeta de optimismo basado en hechos reales que seque un poco la frente de los desolados cineastas, cinéfilos y amantes de la cultura en general. Se apagan las luces, esto va a empezar:

 

Seguir lendo no artigo “Butacas nuevas”.

Advertisements